1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
FAV LIKE Interested

Sobre la ambigüedad de los botones sociales

¿Qué meses más moviditos llevamos, verdad? Apenas nos ha dado tiempo a acostumbrarnos a que el botón Me Gusta de Facebook venga acompañado de sentimientos, y nos encontramos con que al parecer ahora los FAVs de Twitter son Likes, que la estrellita amarilla es un corazón rojo pasión, y que el “Tal vez asista” de los eventos del gigante azul pasa a ser “Interesado”, con una estrellita al lado. Y ni siquiera hemos podido disfrutar del “Me alegra” que la gran F nos entregaba en esa nueva botonera, y que nos ha quitado así como quien no quiere la cosa en estas últimas horas.

¿Es que Zuckerberg y Dorsey se han aliado para hacernos explotar la cabeza? ¿A qué viene todo este intercambio de simbolitos y palabrería en los botones que hasta ahora eran elementos críticos del branding de cada plataforma?

Nada más lejos de la realidad.

Las redes sociales están convulsas. Mientras Facebook necesita como el comer demostrar que sigue siendo la red social por antonomasia (con el enemigo a las puertas, ejemplificado en esa nueva oleada juvenil que es más de Snapchat), los cuervos revolotean por las calle más socorrida de San Francisco, justo frente a las oficinas de Twitter.

Y digo que están convulsas porque los cambios, aunque bienvenidos, siempre generan incertidumbre. Tanta como para que de pronto, todos esos twits que habíamos marcado como FAV (fuera la razón que fuera), ahora al parecer nos encantan. Nos like, que dirían por la bahía.

Y eso no le mola a la mayoría, habida cuenta de que el FAV se estaba utilizando para los más diversos menesteres. Desde en efecto demostrar simpatía por un artículo, hasta guardarlo para más tarde, o incluso utilizarlo como arma en modo irónico.

Que ahora volvemos al problema que tenía Facebook con el botón de Me Gusta. ¿Haremos Like a un tweet sobre un terremoto que está en estos momentos ocurriendo? ¿A un atentado terrorista? O peor aún, ¿al último movimiento del gobierno?

La ambigüedad no le gusta nada a esta nueva generación de plataformas (ES), ¡pero es que a los usuarios nos encantaba, oye!

Donde sí estoy más por la labor de entenderlo es en el caso de los eventos de Facebook. Ese “Tal vez asista” resultaba tan terriblemente insultante en la mayoría de casos que casi costaba clickarlo.

Ahora le meten una especie de FAV, y la cosa ya es más aceptable. Precisamente porque se vuelve tan ambiguo como el uso que le dábamos.

Que puede que un evento nos interese, pero no lo suficiente como para comernos 500 kms hasta donde se celebre. O que queramos estar atentos a los comentarios, al debate que se genere en la página, sin poner en un compromiso al creador del evento (¿cuántos de esos 1000 “Tal vez asista” en verdad tal vez asistan? Que no es lo mismo contratar catering para 200 que para 1200…).

Así que una de cal, y otra de arena, web 2.0.

Por mi parte, ahora me toca revisar el historial de antiguos FAV, no vaya a ser que el día de mañana me tachen de haberle dado Like a cualquier chiste negro…

Pero eso es otro tema, ¿verdad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *