1-800-987-654 admin@totalwptheme.com

Auge y caída del Imperio Facebookiano (en Bolsa)

Facebook, Bolsa, descalabro. Durante una semana ha sido uno de los principales asuntos de cabecera en el sector. Nos proponemos en estas líneas revisar algunos de los contenidos más relevantes publicados en castellano a propósito del “ascenso y caída” de una de las salidas al parqué más esperadas. Y que, por el momento, también mayores decepciones ha creado. Vamos con ello.

Fobias y filias aparte en cuanto a línea editorial del diario, en El País encontramos en fechas recientes tres entradas, dos de ellas con la firma de Adrián Segovia y otra elaborada por Manuel Ángel Méndez. Es esta última la que incide de forma directa en el derrumbe de Facebook en Bolsa, y lo retrata como sumatorio de factores: sobrevaloración de la acción, sobreestimación de la demanda, problemas técnicos del Nasdaq, y falta de convicción para los inversores sobre la “oportunidad” Facebook. Segovia, por su parte, planteaba hace medio mes los pros y los contras del ansia inversora en (y de) Facebook, y advertía, poco después del inicio de su cotización, que Facebook no es (ni será) Google.

También se está ocupando del asunto Enrique Dans, tanto en sus clases como en su blog. Encontramos en él dos posts sobre Facebook, el mercado y la publicidad, de los que nos quedamos con el segundo, con aseveraciones tan tajantes como la siguiente: “Indudablemente, el problema de Facebook se llama generación de ingresos”. Por otro lado, en Pop Marketing encontramos una previsión muy certera sobre lo ocurrido. La fecha de publicación es del 18 de mayo, y el anticipo no puede ser más contundente: “He visto salir a bolsa en los 90 decenas de empresas sin un modelo de ingresos claro, en este caso lo hay, pero no tiene un modelo claro de crecimiento de ingresos, lo que lleva a considerar que los fundamentales de la empresa van a llevar a bajar a la acción”. Nadie puede decir que no había quien daba avisos a navegantes.

Una de las críticas recurrentes a la red social es que su adaptación al móvil, que más que un soporte es una filosofía de uso, no acaba de convencer. Lo afirma así Pilar Martínez en uno de los blogs de referencia en castellano, Mis Apis por tus Cookies: “Facebook catea en móvil. Hasta la propia empresa reconoce que no son capaces de generar directamente ingresos significativos por el uso de sus productos móviles y creo que este será un punto clave para el crecimiento de los ingresos de la compañía”. Se puede decir más alto. Más claro resulta francamente difícil. Y Pilar (a la que en breve veremos también en Comunicación y Nuevos Medios), está en la misma línea en la que se mueven algunos de los más reputados blogs angloparlantes, como Viral Blog y su muy recomendable post sobre la “Generación Y”.

Tampoco podemos pasar por alto la reflexión de Manuel Almeida en Mangas Verdes, que centra su atención en el cambio de hábitos de los consumidores, llamados a ser inversores y por tanto embajadores de las redes. Si Facebook no está preparada para ese salto, tampoco lo está para el futuro. Y desde su post nos enlaza a otra interesante reflexión de Juan Varela en Periodistas 21. En ella, considera que “Facebook puede haber perdido la gran oportunidad de poner precio no a la empresa, sino a la privacidad, la atención, los contenidos y relaciones de los usuarios”, y cita varios estudios de prestigio internacional sobre la monetización de las redes sociales. Como siempre tratándose de Varela, no falta una gran cantidad de documentación y enlaces que enriquecen su visión.

¿Tiene que ver todo lo anterior con algún tipo de burbuja? Dejamos la pregunta abierta y añadimos para ello un enlace reciente que viene que ni pintado. Se llama la locura del Social Media, y se puede leer en el blog de AB Internet.

Este post tiene 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *