1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
Facebook Paris

El tenso debate sobre el movimiento digital en el atentado en Paris

Duros días nos ha tocado vivir, en vista de todo lo sucedido en la noche del viernes por las calles parisinas.

De la tranquilidad habitual, a las primeras noticias, a la vorágine de un caos informativo que en nuestro país no fue convenientemente recogido (y en algunos casos, muy desafortunadamente recogido (ES)) por los medios tradicionales hasta bien pasadas las horas.

Estallaba todo en Twitter, un ejemplo de cómo esta red sigue siendo el pulso informativo del mundo, y rápidamente salían los primeros hashtag: #ParisAttacks (EN) como genérico y #TodosSomosParís (ES) para los de habla hispana. Incluso #باريس _ تشتعل (París se quema), levantado por ese auto denominado Califato Digital que ha sido lamentablemente el único vencedor de la noche.

Por Airbnb han abierto el servicio para ofrecer habitaciones gratuitas a familiares de las víctimas (EN). Reddit era un hervidero de usuarios siguiendo el timeline con los acontecimientos (EN) en uno de sus hilos. Tanto Google como Microsoft pusieron sus servicios de videoconferencia (Hangouts (EN), Skype (EN)) gratuitos para llamadas a Francia.

Facebook hacía lo propio activando Safety Check (ES), una herramienta desarrollada precisamente para situaciones como las que estábamos viviendo. Quien más quien menos tiene familiares o amigos en la ciudad gala, y a un simple click en la red social los de la zona podían alertar a sus conocidos de que estaban o no a salvo.

Una herramienta que se empleó en su día para cubrir el terremoto de Chile, y que desde entonces se ha activado en alguna que otra situación de alerta semejante: Nepal, Chile, Afganistán, Filipinas y el sur del Pacífico, con sus respectivas catástrofes.

Y terminó por ofrecer ese filtro de la foto principal con la bandera francesa como ejemplo de apoyo al pueblo.

Pero las quejas no se han hecho esperar.

¿Por qué París y no Líbano?

No deja de ser anecdótico que todo este apoyo vaya dirigido a los acontecimientos en Francia, y se siga obviando todos los ataques que día tras día están ocurriendo en Irak, en Siria, o en Líbano. Precisamente, un día antes, en Berut resultaban muertas 41 personas y heridas más de 200.

La pregunta no deja de ser molesta. ¿Significa esto que la compañía considera “usuarios de segunda” a todos estos otros países? Es más, ¿es cínico por nuestra parte colocarnos la bandera francesa en la imagen principal, obviando las víctimas de estos otros países?

Nada más lejos de la realidad.

Seguramente el objetivo de Facebook será estar presente en todos los acontecimientos que ocurran, pero los recursos son limitados, y en algún punto deberán poner el límite. La respuesta que daba la compañía iba más o menos por estos derroteros, de la mano de Alex Schultz, uno de los directivos de Facebook.

Según sus palabras, en su formato actual, Safety Check no resultaría tan útil a los usuarios “durante una crisis, como una guerra o una epidemia”, puesto que en ellas “no existe un punto de partida ni de conclusión claro, y desafortunadamente, es imposible saber cuándo alguien está de verdad a salvo”.

Sus declaraciones contrastan con las de algunos políticos que, tras los atentados, aseguran que se trata de “un acto de guerra”, y que la población debe estar preparada para nuevos ataques como estos.

Y esto nos lleva ineludiblemente a la banalidad del activismo digital. A que con tan solo un click (un cambio automático de la foto), sientas que estás defendiendo un ideal, haciendo partícipes al resto.

De lo complicado que resulta en pleno siglo XXI ofrecer canales de solidaridad sin que ello lleve asociado críticas y malinterpretaciones por parte de terceros. A dotar a elementos digitales de los correctos sentimientos que queremos expresar.

De que en esto deberíamos estar todos unidos (ES). Porque son precisamente este tipo de debates, por muy absurdos que parezcan, los que animan a grupos terroristas como el ISIS a seguir con su supuesta “Guerra Santa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *