1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
Google Shopping

Experiencia de usuario frente a intermediación nociva

Es la noticia de la semana: Google está realizando pruebas con un futuro botón de “cómpralo ahora (EN).

Tanto Amazon como Ebay llevan tiempo ofreciendo un botón semejante, pero el movimiento es importante porque viene de una empresa cuyo principal servicio es un buscador generalista, no una tienda de comercio electrónico.

Y la noticia ha sentado como un jarro de agua fría para algunos usuarios y empresas, que vaticinan (quizás muy acertadamente) ese momento en el que el usuario ni siquiera tenga que entrar en las páginas para comprar sus productos, sino simplemente buscar en Google, comparar, y darle a comprar.

El resultado es un escenario en el que el peso de los vendedores vuelve a rebajarse, al igual que ha ido ocurriendo paulatinamente con diferentes sectores (ES) en cada uno de los últimos movimientos de los grandes servicios de internet.

Decíamos hace relativamente poco que Internet se está volviendo por momentos un escenario dominado por unos pocos gigantes, y esa tendencia hacia la convergencia parece estar acelerándose.

Intermediarios transformándose en medios, medios pasando a ser intermediarios, agregadores gestionando todo el ciclo de experiencia de usuario y el pez que se muerde la cola (ES).

¿El por qué un servicio como Google se mete en estos “fregaos”?

La respuesta políticamente correcta es por mejorar la experiencia de usuario. El futuro comprador realizaría la búsqueda directamente desde su navegador, podría comparar ya no solo con el resto de productos de una página, sino con todas las páginas que venden ese mismo producto, decidirse por uno, darle a comprar, rellenar los datos de facturación que precisase (si es que Google no los tiene ya registrados) y finalizar.

Es más, el movimiento permite a Google saber si una búsqueda de un producto acaba en conversión, evitando de esta manera el molesto re-marketing fantasma que tan común es (artículos que ya has comprado y que te siguen apareciendo igualmente como sugerencia).

En resumidas cuentas, todo ocurre dentro de los dominios de la gran G, sin tener que enfrentarse a interfaces y experiencias diferentes, y a páginas con una política de privacidad o seguridad de “vete tú a saber”.

¿Por detrás? Una estrategia tan válida como peligrosa. El acceso de los datos físicos (vivienda, cuenta bancaria, tarjeta) con vistas a engordar el sistema de profiling de uno de los mayores servicios de la red.

Y la retención del usuario durante toda la cadena de compra, lo que les permite mostrar publicidad más segmentada (aún más, sí) y durante más tiempo. Una guerra en la que Google sin duda no está solo, y que se vuelve el pan nuestro de cada día.

Queda por ver cómo evolucionará el asunto, pero apunta a que ya no habrá marcha atrás. En cuanto Google habilite esta forma de interaccionar con las compras, habrá que ver en qué lugar quedan los comercios tradicionales.

¿Quien menos se va a resentir? Los gigantes que ya están bien posicionados como intermediarios. Amazon o Ebay cuentan ya con el peso suficiente como para atraer por sí mismos las visitas.

Pero qué será del pequeño comercio, relegado quizás a un mero almacén de productos, y compitiendo en un mercado cada vez más globalizado, con márgenes cada vez más pequeños.

Las estrategias de branding y marketing de marca quizás salven de la quema a aquellos que ya las han trabajado acertadamente. No que empiecen cuando el botón llegue, sino que ya las estén trabajando. Para el resto, un futuro complicado, que obligará a cambiar la manera en la que entendemos el comercio electrónico.

No es la muerte del sector. Es un cambio hacia una intermediación más agresiva. Aunque con él se vayan algunos que no estaban preparados para afrontarlo.

Este post tiene 2 comentarios
    1. Así es Pablo. Descontando toda la información de hábitos de consumo que tiene de nosotros (incluso hasta de todo el funnel de compra, si los admin de la tienda han habilitado el pixel de rastreo).

      En fin, que falta esperar a ver cómo nos queda el mercado cuando Google irrumpa con su botón… ¡Muchas gracias por el comentario máquina!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *