1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
Push 1468519 640×480

Ciao Bella, Ciao Push Marketing

Lo decía nuestro infalible PYDotCom a propósito de las identidades digitales y la facilidad con la que se puede rastrear la huella de cualquiera: NO basta con estar. De hecho, si quieres estar seguramente no sepas para qué quieres estar. Y estarás empezando a hacer la casa con el tejado.

Desde que Comunicación y Nuevos Medios evolucionó hasta esta casa que es hoy SocialBrains, por el camino nos hemos ido también desgajando en forma de sociedades amigas con las que colaboramos en las diferentes ramas que confluyen en la inteligencia social. Una de ellas es la que estuvo precisamente en nuestro origen, y que hoy consideramos una disciplina amortizada por decenas de miles de compañías, aunque muchas de ellas sigan utilizándola de manera poco afortunada: la presencia online.

O si lo prefieren ustedes, los community managers, sobre cuyas cabezas se podría ir de punta a punta en España sin tocar el suelo. Recuerden que hace unos años todo el mundo, empezando por el sobrino listo que todos tenemos, estaba haciendo un cursito de community manager con el que nos iba a sacar de pobres a toda la familia. Y el que iba a callar de una vez la bocaza del suegro sabelotodo en la cena de Navidad.

El #BIGFail de la horda de community managers (no de los profesionales, sino de la “horda”), ha sido tratar este canal, y sus sub-canales, como una vía más de publicidad. Push marketing elevado a la enésima potencia, a lomos de los mismos argumentos sobre los que se auparon para convencer a CEOs, a clientes y a más de un despistado: es barato, es inmediato, es rápido, y convierte en clics.

Ya, pero por el camino nos dejamos cegar por la avaricia y olvidamos la única “buena nueva” verdadera que el online traía consigo: que este festival de happy users es posible gracias, precisamente, a los usuarios. Ellos llegaron antes, y si no los respetamos, acabamos hablando las marcas entre nosotras mientras los clientes potenciales se van a otro lugar en el que les dejemos en paz de una vez. O en el que ellos decidan cuándo les podemos molestar. Hola, Whatsapp. Hola, Snapchat. Hola, bots de Telegram y Messenger. Ciao, Twitter. Ciao, Facebook. Ciao bella, ciao bella, ciao, ciao, ciao. Veamoslo en un Timeline.

01

02
030405
06

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Oiga, mire. Ya sé que a lo mejor ustedes están en el punto 2, que alguien les ha hablado del ROI y demás. Vale. Bien. O en el 4, y están venga a gastarse el parné en influencers. Que funcionan, claro que funcionan… pero para lo que funcionan. Mire, como si están en el 3 o en el 5. Pero es que los tiempos que vivimos están en el punto 6. En el momento de las marcas digitales de verdad. Las que fían su storytelling a la presión del mercado, las que ponen la oreja, escuchan, analizan y actúan en consecuencia.

No basta con estar. Desde luego que no. Porque las que están no son las marcas, son los usuarios. Y hasta que no se nos meta en la cabeza, seguiremos dándonos de bruces una y otra vez con la misma piedra. Eso sí, con ventaja para quienes hacemos Inteligencia Social 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *