1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
Facebook-twitter

Facebook y el concepto de red social perdido

Llevamos unos meses hablando de la complicada situación de Twitter, con un intangible difícil de monetizar y con una gestión de identidades que favorece el surgimiento de acciones sociales claramente reprochables (ES), y obviamos que Facebook, pese a gozar de una salud económica más que deseable (ES), tiene también sus propios Némesis.

El primero y más obvio es esa necesidad de volverse atractivo a las nuevas generaciones, más cercanas a las propuestas de otros servicios como Snapchat. De ahí que no dude en copiar trasladar elementos de la competencia a uno de sus servicios (Instragram), y hasta se anime a probar suerte con iniciativas nacidas en el seno de la Generación Z.

El segundo pasa por ser entendido como una plataforma informativa a todos efectos neutrales, y a la vez, alejarse de la concepción subjetiva de un medio de comunicación. Cosa que está intentando dejar clara con ese despido de su equipo de analistas a cambio de una gestión de trending topics totalmente automatizada por un algoritmo que a día de hoy no ha hecho más que demostrar ser profundamente menos inteligente (ES).

Y precisamente sobre esto va el tercer punto. Porque en ese afán de ser entendida como una plataforma informativa ha obviado lo que en sus inicios dio sentido a Facebook: su papel como red social.

Es decir, su papel como servicio en el que compartimos nuestro día a día y nos comunicamos con los nuestros, cada vez más ahogado entre millones y millones de enlaces a noticias y gifs animados “de terceros”.

Ese concepto de red social que paradójicamente si ha sabido explotar Instagram, Snapchat o incluso Twitter, y ese uso como medio de comunicación que ha acabado por heredar los servicios de mensajería como WhatsApp, Telegram o Messenger.

Luchar contra una situación así es complicada, máxime cuando el negocio directamente depende del buen trato a los medios (que éstos entiendan Facebook como una plataforma interesante para viralizar su contenido), e indirectamente de su papel como red social (los anunciantes esperan acceder a los usuarios de Facebook en ese momento en el que están relajados con los suyos, y no cuando se están informando).

Así, parece que Facebook está probando una funcionalidad que dotaría a algunas actualizaciones de estado de una suerte de agilidad comunicativa que curiosamente se parece mucho a lo que es a día de hoy la página principal de Twitter.

“Lo que están hablando tus amigos” (el nombre se me antoja un poco largo, :)) podría acabar como tantos otros en saco roto, o presentarse dentro de unos meses con un elemento fundamental de la experiencia dentro de la plataforma. Un array de actualizaciones de poca extensión para que a un golpe de vista sepamos qué están haciendo nuestros amigos. Sin afán de compartir noticias o imágenes, sin tantos estímulos que empujan al usuario a abandonar su plataforma.

Una vuelta a los orígenes que según Mashable (EN) dota a Facebook de ese carácter más familiar que a la mayoría acabó por seducirnos en su momento.

Y un intento por recoger el testigo de aquellos otros que están haciendo las cosas bien… Aunque no se vea reflejado en sus arcas, ni mucho menos en su valor bursátil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *