1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
120705 Unfollow

Corta vida a los AutoDMs

Parece una chorrada el preguntarse ‘por qué nos han hecho un unfollow en Twitter’, pero para quienes valoren los followers que consiguen es una buena reflexión, más cuando gestionas el perfil de una marca y tus KPI’s y ROI van ligados a ese crecimiento.

Buscando por la red el clásico post de ‘los 10 mejores tips para no perder followers/fans…’, me encontré con una pequeña infografía que reunía más de 15 razones para evitar el temido unfollow. En la mayoría de los puntos coincidía como usuaria (y profesional del medio) y no me sorprendió leer que dentro de los primeros puestos en el ranking se encontraran motivos como: excesiva autopromoción o padecer de ‘narcisismo crónico’; ser responsable de difundir información no deseada o spam; automatizar demasiado; no interactuar; o excederse en los mensajes directos o usarlos cuando no es necesario. Lo que me llevo a desempolvar un antiguo post que tenía guardado en la recámara. Una grito alto y claro en pro de una corta vida para los AutoDMs, que a lo largo de estos más de dos años como tuitera han inundado mi bandeja de DMs y han sido motivo más que justificado de que algun@ se llevará un unfollow inmediato.

Recuerdo cuando algunos gurúes pusieron de moda el enviar mensajes directos automáticos al momento que les empezabas a seguir en Twitter y sigo sorprendiéndome con que la praxis se mantenga con el paso del tiempo, pese a la escasa efectividad que supone su implementación. Me reafirmo cuando digo que escasa o ineficiente es esta tendencia porque son mensajes impersonales con una esencia y tufillo a spam puro y duro que no llevan más que a dejar una mala imagen en el seguidor que acabas de ganar.

Así pues, alto y claro manifiesto que los ‘Gracias por seguirme. Mi blog es xxx’; ‘Gracias por seguirme ¡Espero ofrecerte buenos contenidos, que te inspiren, y alguna que otra conversación!’; o ‘Gracias por seguirme. Te invito a que conozcas mi producto X que ahora está sujeto a la promoción Y’ deberían desaparecer de la faz de Twitter. Pensemos que, a fin de cuentas, el cuore de Twitter es la socialización (además de la rapidez e inmediatez). Y con esto no pretendo que dejemos de utilizar esta funcionalidad pero si ser conscientes que si estás llevando a cabo este tipo de práctica sería recomendable ponerse en los zapatos de los seguidores y preguntarte cómo te sentirías si alguien te mandara ese tipo de DMs.

No nos cansaremos de repetir que precisamente gracias a las redes sociales, la comunicación hoy en día ya no es unidireccional sino bidireccional y automatizar este tipo de comunicaciones con usuarios no es lo propio. Sencillamente no muestran al ser humano auténtico que hay detrás y por el cual (así como sus contenidos) son motivo de que resultes interesante para otro usuario.

Para ponerle algo de positivismo al post os invito a que compartáis con nosotros, a modo de comentarios, tips sobre cómo establecer esa comunicación/agradecimiento con el usuario sin parecer robots a través de los DMs.

Este post tiene 3 comentarios
  1. ¡Que gran razón tienes! A mi me encanta cuando me mandan el típico mensaje automático de “Gracias por seguirme. Descárgate mi guía de buenas prácticas para Twitter” XD

    Yo creo que lo mejor, a veces un tanto imposible con grandes volúmenes, es ver uno a uno quien es ese nuevo seguidor, categorizarlo, ver su influencia, gustos, temáticas de twitteo preferidas y mandar DMs lo más personalizados posible.

  2. Gran post, Pilar. Todos conocemos a esos membrillos con más de 5.000 seguidores que se creen con derecho a dictar las normas de Twitter (ahora está bien mandar DMs automáticos y ahora no). Yo por mi parte dejé de seguir a todos los iluminados que se dedican a difundir frases y pensamientos supuestamente elevados. Han descubierto el medio idóneo de proyectar su marca personal, por mediocre que ésta sea.

    En fin, me he ido del tema. Muy buen post, Pilar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *