1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
Islam

La importancia de generar debate social frente al terrorismo

A nadie le va a sorprender que el extremismo vinculado al terrorismo actual está haciendo una labor propagandística muy adecuada a sus intereses en el social media digital.

En su día dediqué, de hecho, un artículo en mi página sobre cómo las TIC se están utilizando como arma de adoctrinamiento (ES), generando una suerte niveles de iniciación en los que resulta relativamente sencillo acceder (se hacen eco de los malestares de buena parte de la sociedad con los que seguramente tú y yo estaremos de una u otra forma de acuerdo), y que conforme más dentro se entra (hacia entornos más radicales), más difícil se vuelve salir.

El Daesh ha hecho suyo el apartado digital de una manera tan sutil y masiva, recogiendo el desencanto de grupos en riesgo de exclusión social (ES), haciendo uso tergiversado de la memética del momento, que en esencia resulta complicado luchar contra su propaganda sin caer en el descrédito, el cual no hace más que darle más peso a su discurso.

Pero hay acercamientos interesantes.

Leía este fin de semana el estudio publicado por el Institute For Strategic Dialogue sobre el impacto de las contra-narrativas (EN/PDF), que afronta esta problemática desde el academicismo de un entorno social digitalizado.

La síntesis es sencilla: La mejor manera de atacar al terrorismo es desacreditando su discurso con el propio peso social, de manera que sean los usuarios quienes, en su afán de debate, lleguen a las conclusiones esperables.

Para ello, realizaron una prueba en las tres principales plataformas digitales de la actualidad (Facebook, Twitter y Google) que consistía en realizar distintas campañas de contra-propaganda en vídeo. 15 cortos animados segmentados adecuadamente entre ciudadanos de EEUU, Reino Unido y Pakistán donde se explica correctamente qué es el Islam y lo poco que tiene que ver con el yihadismo (EN).

Y la respuesta de la sociedad fue la esperable: Cerca de medio millón de visitas y un engagement de más de 20k, con alrededor de 500 comentarios de los propios usuarios criticando de forma productiva y con argumentos irrefutables a estos grupos terroristas.

Un debate incentivado por un medio audiovisual que produce una reflexión social en torno a una problemática compleja de afrontar. La canalización de la economía social del conocimiento para luchar contra la realidad manipulada del terrorismo, ahí justo donde los medios tradicionales, y las campañas “oficiales”, al venir firmadas por quienes vienen y argumentarse en el miedo a las consecuencias, son contraproducentes.

La idea no es censurar el terrorismo, sino acallarlo bajo una marea social bien documentada y capaz de criticar (positiva o negativamente) con argumentos su discurso.

Luchar, a fin de cuentas, con las mismas armas digitales que utilizan estos grupos, pagándoles con la misma moneda.

Es, de facto, la única manera que realmente puede ayudarnos a combatir un terrorismo que no tiene cuartel, que no entiende de razas o colores, y que basa su poder precisamente en el inmovilismo de unos gobiernos acostumbrados a solucionar sus problemas por la vía diplomática y/o militar.

Educar a la sociedad a que sea capaz de labrarse su propio sentido crítico frente a la propaganda. Venga como en este caso del terrorismo. Venga el día de mañana de quien venga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *