1-800-987-654 admin@totalwptheme.com

¿Hemos llegado a la saturación con tanta red social?

Hace años tener una cuenta de correo electrónico en plataformas como Hotmail o Yahoo era lo último y todos nos abríamos cuentas con nombres ‘graciosillos’ del tipo: pitonisalola, terroncito_de_azucar, BabyLoquita… Hoy en día tener un mail llega a ser tan frecuente como contar con un perfil en Facebook, Twitter… y este frenesí de las redes sociales está dando paso a una sensación de saturación que se refleja a la hora de compartir contenidos o entrar en contacto con otras personas.

Si tomamos una instantánea del actual panorama de las redes sociales vemos que el uso de estas plataformas está muy consolidado y los usuarios ya poseen amplios conocimientos en cuanto a usos de cada una de ellas. A pesar de este nivel de expertis no les da tiempo a aburrirse pues constantemente surgen nuevas plataformas, cada vez más especializadas, que aglutinan miembros entorno a temas específicos. Sin embargo es inevitable el preguntarnos si es necesaria tanta red social, si somos capaces de gestionar todas, si es necesario que estemos o estén las marcas en todas y cada una de ellas.

Jason Falls, un conocido gurú estadounidense y coautor del libro de mercadotecnia No Bullshit Social Media’, afirma que los usuraos podemos alimentar y mantener entre una y tres redes sociales pero realmente somos activos a diario en una o dos. Quizás la abundancia de la oferta nos lleve en un futuro próximo a la reducción de redes sociales generalistas y la aparición o un incremento de otras muy enfocadas a temáticas de especial interés para el usuario. A fin de cuentas lo que realmente busca el usuario es ser parte de una comunidad que le de un valor añadido alineado, en la mayoría de los casos, a sus gusto o intereses.

Redes emergentes como Instagram, Google+, Pinterest o Path se están convirtiendo en las nuevas sensaciones gracias a su aumento de suscriptores a un ritmo tan acelerado. Frente a este crecimiento también han surgido aplicaciones que permiten administrar varias cuentas a través de un sencillo interfaz centralizado.  Todas ellas suelen contar con las mismas funcionalidades básica, como publicar texto, foto, video…, que encarnan la esencia de las redes sociales: el compartir; pero la diferencia entre unas y otras está en algún ‘plus’ innovador y el que se pueden vincular, de tal forma que lo que queramos publicar en una puede publicarse también en las otras (previo consentimiento del usuario).

Recientemente han surgido otras no tan generalistas sino más específicas como: Zasqr, basada en el uso de código QR para que los usuarios no sólo se vean redirigidos a una página web o un vídeo de YouTube como estamos acostumbrados a ver, sino que interactúen con ellos para relacionarlo con productos, eventos, promociones y lugares; o Weathermob, una red social para hablar del tiempo meteorológico que permite visualizar la información meteorológica en tiempo real, a la que se le suma la información proporcionado por los usuarios (fotos, videos y comentarios) que se encuentran en el lugar.

Me pregunto si nos sentimos tan saturados y si estás nuevas redes enfocadas a temas tan específicos tienen cabida en nuestro día a día o son plataformas de las que, de algún modo, podemos prescindir. ¿Con el tiempo tenderemos a abandonar las generalistas y a mantener redes más locales o temáticas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *