1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
Kcy CyNM Portada

Un ecosistema de influencia social en la palma de tu mano

Es sorprendente pero la inmensa mayoría de la población todavía desconoce qué es una short URL, incluso si se lo dices en español: URL corta o, todavía más llano, dirección web acortada. Es más, de esa gran porción de usuarios solo una minoría identifica un bitly, un tinyurl o un tco. “Me suena haberlo visto” acierta a decirte alguno cuando le preguntas.

Sin embargo, los “acortadores” nos llevan haciendo compañía desde los inicios de la web social, sobre todo a raíz de servicios como Twitter. Me acuerdo de mi primer vaticinio con el microblogging: “no puede triunfar algo que no permite embeber un link en el texto”. Ojo clínico, desde luego (#ironic mode). Son tantos y tan variados los URL shorteners que elegir uno u otro puede parecer cuestión de gustos. Pero no. Algunos como bitly ofrecen un valor añadido en forma de estadísticas y personalización de URLs.

Cuando me preguntan yo siempre recomiendo uno hecho en “la piel de toro”, Karmacracy, de Álex Dolara. Un proyecto que conocí gracias a Paco Barranco y que más que un acortador es un completo ecosistema de socialización de contenidos, con componentes de ese palabro tan de moda, “gamificación”, y que alienta a los usuarios a ganarse el prestigio sobre determinadas keywords y convertirse en referente para la comunidad online. Si no lo has probado, tardando estás. Ah, y se pronuncia, si es que se pronuncia de alguna forma, [karmᵆkrasi] y no [karmakreisi]. No es el Karma Loco. Es la Democracia del Karma. El Menéame de los acortadores de URL.

Al fin Karmacracy se ha hecho mayor. Es decir, se ha puesto al día. Es decir una vez más: se ha hecho mobile, que era algo que los usuarios veníamos pidiendo a gritos. Desde ayer, la mobile app está a disposición de los usuarios Android e iOS, con las funciones más utilizadas de la herramienta ya en la palma de la mano. No podía ser de otro modo, si sus creadores querían darle el empujón definitivo a la herramienta. Cada vez más, lo mobile no va a ser una opción, sino un must. Si no eres mobile, no existes.

Mi descubreVamos con la app en cuestión. Karmacracy mobile no se anda por las ramas, te mete de lleno en la gestión de tu cuenta nada más haber hecho el login. En la parte inferior se presentan cinco pestañas. La pestaña por defecto es la primera por la izquierda, el “Descubre personalizado”: es decir, enlaces acortados mediante Karmacracy que están relacionados con los temas que más comparte el usuario. Así pues, su primera vocación es la de ejercer de content curator. Un pequeño gesto de calidad: “pst, oye, no busques fuera lo que ya tienes aquí, no te compliques la vida”. Cuanto más comparte el usuario, más afinada es la búsqueda. Cuantos más usuarios comparten, más versátil es. Además del personalizado, a través de un pequeño menú en la esquina superior derecha podemos acceder al “Descubre popular”, un vistazo rápido a los links de Karmacracy con más visitas. Como dicen los guruses, con más engueichmen.

Vamos a por las otras pestañas. La segunda pestaña es el histórico de los enlaces compartidos por el usuario, con el tiempo transcurrido desde que se creó el enlace acortado y el número de kclics recibidos. Un breve alto en el camino para recordar que los kclics no son clics específicamente hablando, sino clics que han sido filtrados por los algoritmos de Karmacracy, detrás de los que están profesionales de las matemáticas, la estadística y el tráfico web. Nada de improvisación. Nada de humo. Asusta ver algunos kclics que marcan “cero”. Claro: nadie dijo que la reputación online fuera fácil, ni pan comido.

Enlaces

A la derecha encontramos la pestaña para la gestión pura de la cuenta. Es decir, para acortar los enlaces y que queden como kcy.me, y elegir desde qué cuenta (si el usuario ha dado de alta más de una), se va a tuitear el contenido. La siguiente pestaña muestra el perfil propio, con una serie de variables ya “clásicas” en Karmacracy: Rank, KOI, Círculo y Redes Sociales. Para hacernos una idea rápida, respectivamente: posición en el global de usuarios, éxito de cada enlace, usuarios con hábitos comunes y cuentas que comparten el contenido creado. And last but not least, la pestaña que podríamos llamar de “CRM & Varios”, con acceso al blog de Karmacracy, contacto, términos legales y política de privacidad, un tour por la herramienta y el cierre de sesión.

Se echan pocas cosas de menos. Aunque alguna se echa. Por ejemplo: la programación de tuits, tan enemiga de lo bueno como compañera de lo necesario en cuanto a actualización de cuentas se refiere, sobre todo en manos de profesionales del sector, AKA comiunitimanayers. Los communities nos son los que hacen los medios sociales, pero son una parte fundamental de ellos, y si no encuentran una salida a sus necesidades en una herramienta, tenderán a utilizar otras. También se echa de menos un acceso a las completas estadísticas que ofrece la versión web, aunque o mucho me equivoco, o ese plus ya está en camino. Y puestos a pedir la luna, no hay mejor momento que este para dar el salto definitivo y permitir la publicación también en Google+, en Facebook, en LinkedIn, en… ¿Te imaginas una app Karmacracy para hacer fotos? Yo sí 😉

PD: ¿Adivinas a dónde conduce la short URL http://kcy.me/cynm? Prueba, prueba… No, no se pueden reservar kcys, esa kcy es una alianza de la oportunidad, la suerte… y un poquito (muy poco, lo justo), de engañar al sistema 😀

PD2: Mil gracias a Txema Campillo por sacarme de un error de bulto, que figura en los comentarios: Kcy permite publicar en LinkedIn, en Facebook, y hasta en una Facebook Page… ¡¡Pero sigo echando de menos Google+!! (Sé que NO es culpa de Dolara y su gente, cosas de APIs, tengo entendido… salvo que alguien más me reconvenga también por esto :-D).

Este post tiene 2 comentarios
    1. Tienes toooooooda la razón, Txema. Apúntame una que le debo a la veracidad de las historias 😉 Un debe menos en la app. Corrijo entrada. ¡¡Gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *