1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
Facebook Messenger

Hacia la inmediatez de la conversación en redes sociales

Descubríamos hace escasas horas por algunos tweets que Facebook estaba probando en un reducido grupo de usuarios de su aplicación en EEUU una funcionalidad que permite saber que un amigo está en ese mismo momento escribiendo (EN) en una actualización de estado de la red social.

Y repito, en una actualización de estado, no en una conversación de Messenger o de WhatsApp.

Se trataría por tanto de una funcionalidad heredada de servicios de mensajería instantánea como los anteriormente mencionados, que llegaría de esta manera a la red social.

Y me parece importante señalarlo porque estaríamos ante un nuevo movimiento en pos de dotar de dinamismo e inmediatez a una plataforma que en su día nació con otros objetivos diametralmente opuestos: ser el registro de nuestras vidas.

Un escenario en el que resulta ya complicado definir qué es un servicio y qué es otro (ES). Con empresas tejiendo una amalgama de herramientas a medio camino entre redes sociales, servicios de mensajería instantánea, pagos virtuales, blogs, videoblogs, nube privada/pública, agregadores de contenido y hasta foros.

Auténticas plataformas destinadas a ser los únicos distribuidores del contenido digital, de la experiencia comunicativa de las futuras generaciones.

Que llegue a Facebook una funcionalidad como esta solo es la gota que colma el vaso de esa estrategia por cubrir prácticamente cualquier escenario habido y por haber.

Queda, no obstante, esperar a ver si al final se trata de algo que acabaremos sufriendo disfrutando, o simplemente de una prueba infructuosa.

Al menos hay opiniones para cada frente.

Por un lado, se supone que el saber que en ese mismo momento en el que te ibas a poner a escribir tienes a otra persona escribiendo podría ser considerado un incentivo para propiciar una mayor participación en conversaciones en tiempo real dentro de la plataforma, y abiertas al escrutinio de terceros (conocidos de cada uno de los participantes).

Por otro, la mayoría de usuarios entienden Facebook como una herramienta de expresión personal y conocimiento de lo que hacen los conocidos, y no tanto como un servicio de comunicación directa. El cambio es sutil pero crítico. Facebook se concibe como un tablón en el que lo que escribimos está expuesto a terceros, frente a la supuesta privacidad de un servicio de mensajería instantánea. Es por ello que quizás el saber que en ese mimo instante alguien está escribiendo coarte al segundo en discordia, bien porque prefiera esperar a ver qué tiene ese tercero que decir antes de responder, bien porque en caso contrario, esa otra persona sabrá que estamos en ese preciso momento leyendo la conversación, lo cual puede resultar ligeramente invasivo en según qué escenarios (por ejemplo, una actualización de hace ya unas horas en el muro de un conocido en común).

Y es que en último término está el discurso de la privacidad. Ya bastantes sacrificios hemos hecho con el surgimiento de la mensajería instantánea, como para ahora aceptar una exposición más amplia en redes sociales.

Con un porcentaje cada vez mayor de jóvenes apostando por servicios efímeros como Snaptchat, que antepone la inmediatez absoluta y ofusca la mochila histórica de nuestras acciones, la propuesta de Facebook se acerca pero desde una plataforma que es antagónica al discurso esgrimido por la primera.

Habrá por tanto más inmediatez, pero la mochila histórica pesa mucho, muchísimo, en Facebook. Tanto como para que ya haya detractores de esta nueva funcionalidad.

Tanto como para dedicarle un artículo a este tema.

Este post tiene 2 comentarios
  1. Con el tiempo todos diremos, el caralibro esta integrando otra onda de lo mismo… aburrido…

    Talves quieran abarcar mas y mas pero solo pocos y los que no estamos en ella lo veremos como un intento por tratar de seguir sobreviviendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *