1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
Profesional Social Media

La hegemonía del mundo digital en los negocios

Y por negocios entendemos tanto ofertas laborales, como acuerdos profesionales y oportunidades de venta.

Es tan sencillo como esto: Alrededor del 80% de los acuerdos tienen un componente digital que resultó crítico en alguna de las fases de negociación.

Tanto como para que en pleno siglo XXI, tener una presencia digital aceptable es la tercera vía de acceso a oportunidades de trabajo, justo por detrás de las relaciones sociales y familiares (conocer al reclutador, básicamente).

Dos puntos que tienes que tener en cuenta si estás en búsqueda activa de empleo, pero sobre todo si ya cuentas con él, o si quieres hacer crecer tu negocio. Tanto si tiene un fuerte componente digital, como si no. Ya no hay excusa.

El mundo profesional ha cambiado

Ahora no hay reunión sin que los interesados se hayan “espiado” digitalmente, sin partir de una base de conocimiento que permita acercar posturas, facilitar el buen desempeño de los objetivos en juego.

Esto lo hace (o lo debería hacer) todo aquel interesado en entrar a formar parte de un proyecto: Conocer quiénes son sus potenciales compañeros de trabajo, a qué se está dedicando la empresa, cuáles son sus líneas y estrategias en el sector. Incluso el valor que ofrecen al mercado respecto a su competencia.

No es algo que sume. Lo cierto es que de faltar ese conocimiento previo, es algo que va a restar. Que te pondrá por debajo de otros perfiles que han demostrado mayor interés en el puesto.

Esto también lo hace (y de qué manera) toda empresa que busca reclutar nuevos perfiles: En serio, prácticamente no merece la pena que te dediques a echar el currículum a cuanta oferta de trabajo veas. Esté pegada a la puerta de un establecimiento o colgada en Infojobs. Aprovecha ese tiempo precisamente en labrarte una identidad digital que atraiga a ese encargado de recursos humanos.

“Atácale” directamente a él, o hazte ver “positivamente” en los canales en los que la empresa está presente. Ya no solo porque tendrás muchísimas más papeletas para acceder a la entrevista, sino es que además partirás de ese conocimiento previo que el entrevistador ya tendrá de ti.

Porque sí, si crees que en los años que corren la elección de un posible candidato se decide única y exclusivamente por unas hojas con su trayectoria, estás muy pero que muy equivocado.

Por contra, si has tenido la suerte de impactar a ese profesional del reclutamiento, ten por seguro que llegarás a la entrevista siendo un completo conocido para esta persona. Que te habrá “googleado”, buscando la huella (ES) (profesional y personal) que has dejado por internet. En qué has estado metido, qué posibles errores has cometido, o con un poco de suerte, los aciertos que podrían interesarle a la empresa.

La reunión no es más que un acercamiento final para ver cómo te desenvuelves fuera de la red. Ver de qué pie cojeas, y solucionar cualquier posible duda que haya quedado en esa fase de rastreo previa.

Y por último, si estás trabajando en la búsqueda de sinergías con otras compañías, o si esperas que esas sinergías lleguen a tí. Si esperas que el cliente se decida por tu producto frente al de la competencia, no queda otra que abrazar la transformación digital de toda la compañía. Desde dentro hasta fuera.

Porque ahora el campo donde se decide todo no es físico, sino virtual, Porque ya cada vez menos mueven un dedo antes de echar un ojo en la red.

Y quien no acepta las reglas del juego, no entra en él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *