1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
Facebook Lightstage

Ya eres demasiado mayor para entender esto

Imagínate por un momento que para loguearte en un servicio digital tienes que meter tu fecha de nacimiento, y (ojo, que aquí está la chicha), si eres mayor de edad, NO puedes usarla.

¿Cómo te queda el cuerpo?

Pues algo así acaba de hacer Facebook sacando adelante Lifestage (EN), una aplicación dirigida a menores con la clara pretensión de volverse de nuevo interesante para este sector de la sociedad más cercana a las propuestas de Snapchat.

Por Techcrunch hablan de ello con bastante acierto (EN), haciendo hincapié en algunos puntos que me parecen críticos para entender lo que este lanzamiento supone:

  • La aplicación puede ser descargada por cualquiera (más que nada porque esto es imposible de controlar a día de hoy), pero todos aquellos que sean mayores de 22 años solo podrán ver su perfil, no el del resto.
  • Se basa en el mismo sistema de indexación profunda de Facebook, usando en este caso tu colegio como núcleo de los perfiles, y gestiona el visionado de los mismos según una suerte de “popularidad” (debe haber 20 o más amigos del colegio) que incentiva a que tus conocidos se apunten.
  • El perfil y las actualizaciones son de vídeo, nada de texto y complejas páginas estructuradas: Siguiendo de nuevo la filosofía marcada por Snapchat, y la tendencia por los canales audiovisuales que llevamos años observando, las actualizaciones se van acoplando a nuestro perfil conforme las vayamos publicando.
  • El product manager detrás del proyecto es Michael Sayman, un chaval de 19 años que se ha ganado a pulso la definición de “niño prodigio de la tecnología” (EN).

¿Qué lleva a una compañía como Facebook a intentar, una y otra vez, acercarse a un segmento poblacional tan específico?

La pura necesidad de seguir siendo rentable a medio plazo.

Pese a que a día de hoy Facebook sea un ejemplo corporativo a seguir (ES), lo cierto es que como ya hemos experimentado con otras grandes redes sociales del momento (¡Hola Tuenti!), su negocio tiene los días contados si no consigue ser referente en cuantos nuevos escenarios sea posible.

De ahí que le de por comprar una startup cuyo único producto (que por aquel entonces solo estaba plasmado en el papel) son unas gafas de realidad virtual (ES). De ahí que intentara varias veces hacerse con la única aplicación social que a día de hoy evita que los dominios de Facebook en el móvil sean absolutos. De ahí ese afán por copiar a la competencia. De ahí que tenga en mente lanzar una plataforma de juegos de escritorio (ES), a sabiendas que el mercado ya tiene grandes referentes (Steam, Origin, XBox Live,…).

Lifestage es la última de una serie de movimientos por acercarse a los jóvenes. Justo aquellos que cada vez parecen (aunque los datos no lo afirmen (EN/PDF)) estar menos interesados en su ecosistema. Que apuestan por el contenido visual, inmediato y efímero. Que entienden la exposición digital como un efecto secundario de su relación con los círculos cercanos, y no al revés.

En definitiva. Una apuesta por ser atractivo a aquellos a los que debería serlo de aquí a unos años. Una deconstrucción simplificada de Facebook, sin la molestia de “los viejos”, con un equilibrio adecuado entre privacidad y control ante posibles casos de abuso.

Y un guiño a esa generación que heredará nuestras tierras en algún momento. Que han nacido con un smartphone debajo del brazo, y que pese a ello, están aún lejos de querer o poder comprender la complejidad de una sociabilidad afianzada en medios tecnológicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *