1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
Influencer

Sobre publicidad, marketing de influencers y recomendaciones

¡Ay, la industria de la publicidad! Qué momentos hemos pasado juntos…

Desde aquella época en la que la aspiración del publicista pasaba como mucho por ocupar una doble portada en la revista o periódico de turno, hasta la vorágine de nuestros días.

Porque ¿dónde están publicistas de antes? Aquellos que picaban puerta por puerta, intentando ganarse al medio para su cliente. Luchando por una columna por aquí, una imagen por allá.

Los tiempos han cambiado, y ahora el publicista de toda la vida ya no existe. O mejor dicho, siguen existiendo, pero no son de carne y hueso.

Ahora no hay que picar a la puerta de nadie. La publicidad “fluye” por las páginas sin que haya comunicación de ningún tipo. Y ¡oh, Dios mío, está segmentada por cliente y no por público!

El publicista de hoy son las plataformas de adserver, de tracking masivo. El negocio de la publicidad, como tal, ya no va de la publicidad, sino de la hipersegmentación del usuario.

¿Por qué lo habéis permitido, publicistas?

¡Si vosotros antes molábais!

La publicidad es ahora invasiva, molesta. En esa absurda carrera por impactar más al usuario, ¡hasta habéis permitido que la publicidad se superponga al contenido!

Que ahora hay que buscar el botón ese de la equis para disfrutar de una navegación tranquila.

Y es que esa es otra. Hay webs cuya publicidad pesa más que el propio contenido.

En esa absurda guerra, las aspiraciones truncadas de vivir de la publicidad hacen que cada vez sea necesario un mayor tracking del usuario (ergo unos scripts más pesados), unas plataformas cada vez más centralizadas (que hacen que la publicidad nos siga por toda la red) y unos beneficios cada vez menores (en toda la inflada cadena de la publicidad digital, parece que los únicos que ganan son las plataformas) que empujan a los administradores a implantar publicidad más invasiva, lo que de nuevo transforma la experiencia en un desastre.

Eso, hasta que llega una empresa como Apple y decide permitir en sus dispositivos la instalación de bloqueadores de publicidad (ES). Eso hasta que quien más quien menos, tiene un amigo/familiar/informático que le recomienda probar uno de estos chismes.

Y oye, que lo instalas y de pronto vuelve a tener sentido eso de navegar por las páginas.

Que no se vuelve una verdadera locura.

Es entonces cuando te planteas.

¿Dónde están los publicistas de antes?

Y mejor aún, ¿por qué no hay todavía una ola de publicistas que hayan decidido rebelarse ante el sistema, y apostar 100% por la publicidad que ha funcionado toda la vida: la de la recomendación?

De hecho Nielsen dejaba las cosas OTRA VEZ claras en su reciente estudio ‘Global Trust in advertising 2015’ (EN). Que al final, lo que al consumidor le motiva a comprar, no son los banners publicitarios, por muy hipersegmentados que estén, sino la recomendación de alguien a quien consideran experto, de alguien a quien admiran y pueden sentir cercano.

El 83% de los usuarios anteponen, de facto, la experiencia de algún conocido, a la hora de decidirse por uno u otro producto. Un 83%, que se dice pronto.

Esto quiere decir que los consumidores, cada vez más críticos, confían más en las opiniones de personas reales y menos en lo que nos dicen las marcas.

Con un 52% más de usuarios comprando en internet (comparados con 2013), y siendo la principal referencia a la hora de decidirse los blogs (49%), creo que queda claro quién es el caballo ganador.

Sí, tú mismo lo has dicho. El marketing de influencers.

El volver a darle trabajo al publicista de toda la vida, para que vaya picando puerta por puerta, y dejemos al Blogger (Twittero, Youtuber, o lo que sea) de turno probar el producto y sacar sus propias conclusiones.

Eso es lo que al final hace que una campaña de marketing funcione. Que la recomiende alguien que de verdad piensa que merece la pena recomendarlo a sus seguidores.

Y no una plataforma de publicidad automática. Y no un popup que invade nuestras pantallas y molesta al que espera sea su futuro consumidor.

¡Levantaos en armas, amigos publicistas!

Este post tiene 4 comentarios
  1. Hello, you boy!
    Estoy muy de acuerdo con tu artículo. Definitivamente desde 1997 los banners, pop-up, tutoriales de you tube o otros sitios similares nos han bombardeado con publicidad que en vez de captar mi atención, lo que han logrado es que deseche tales anuncios. Primeramente, porque siendo publicista no soporto la publicidad engañosa y saturada. Sabemos perfectamente que una modelo famosa, un actor o actris, cantante, deportista o cualquier personaje de vida pública no vende. Lo que vende es el producto o la marca y una buena campaña publicitaria bien desarrollada, ejecutada y administrada. ]Que los estereotipos de los comerciales son los mismos desde que la tv por cable se proliferó, y todo es una vulgar copia o plagio. Ya no hay nada nuevo que inventar. Todo lo hemos visto, leído y escuchado a través de décadas. Tengo casi 54 años, y más de 30 años como publicista, administradora y locutora profesional de comerciales. La tendencia que nació con el E-commerce hacde mucho tiempo decayó; y por lo menos en mi país, Panamá, Centroamérica, era algo ya pasado de moda. Ahora a todo le llaman E-commerce y no es cierto. Bien sabes que el E-commerce era la introducción de la comercialización, compra-venta simplificada acelerando los procesos comerciales entre las empresas con todos los beneficios que nos ofrecían los programas como microsoft y otros. Las plataformas proliferaron brindando servicios gratuitos, y la mayoría de los usuarios como tú y como yo tomamos ventaja de ello. Hoy, después de tanto tiempo todo tiene un costo en aquellos servicios que nos ofrecían gratuitamente; sabiendo los creadora de las plataformas más importantes que la publicidad era la que subsidiaba sus costos y gastos. Ahora menos que nunca me interesa navegar la net, puesto que todo se repite, todo es copy-paste. No hay talento alguno. Existe demasiada charlatanería, adulteración de información. La mayoría de la información que encontramos en diversos sitios no es fidedigna. No hay responsabilidad alguna en estos sitios. Todos son publicistas, escritores, maestros y demás. Debemos ser muy cuidadosos y tener un criterio muy formado. Los tutoriales son totalmente un descrédito en mi opinión, ya que todo lo que hemos hecho, prácticado, vivido y experimentado personas como yo, sabemos a ciencia cierta que hay demasiada falacia, aún en los videos. La tecnología y la ciencia siguen avanzando en fusionamientos de sistemas, solamente. No hay nada que descubrir, conquistar o experimentar. No una sola cosa que desde los años 60’s haya escuchado y leído y que no haya salido a la luz. todo lo que mis hijos y nietos utilizan hoy, es exactamente todo lo que he utilizado desde que tengo uso de razón. La era digital proliferó en los años 70’s. Las fusiones de sistemas y aparatos o dispositivos se fucionaron, igualmente en los años 70’s. La publicidad, coumicación social, el periodismo decayeron desde finales de los 90s. Las radio estaciones dejaron de ser desde que nació el programa ares, la tv x cable y satelital desde que la internet subió como espuma a finales de los 90’s, principio de 00’s. Yo me mantengo con el firme criterio de que la internet, al igual que los medios de coumunicación y otros medios escritos, al igual que vallas, etc. son herramientas, en algunos casos de gran ayuda para ciertas marcas y productos. Pero, solamente cuando se vende el producto, y no cuando se quiere vender la imágen de alguna personalidad. En ciertos casos la publicidad de boca en boca es necesaria y funciona. Pero, un consumidor con criterio y responsable no requiere de sugerencias, ni testimonios de terceros, ya que lo que funciona para algunos no funciona para otros. En lo que sí estoy de acuerdo contigo, también, es que el buen testimonio de un cliente satisfecho ayuda mucho a la imagen de una empres, más te recuerdo que no todos los clientes viven una misma experiencia. En mi largo caminar como publicista podría enumerar un sin fin de situaciones, experiencias, etc. Pero, como dices tú… LOS VERDADEROS PROFESIONALES NUNCA DEBEMOS PERMITIR QUE PERSONAS SIN EXPERIENCIA SIGAN DAÑANDO NUESTRAS PROFESIONES. PERO, ESTO A SU VEZ ES RESPONSABILIDAD DE LOS ADMINISTRADORES DE EMPRES, DE LOS CEOS. LA PUBLICIDAD DE HOY SOLO VENDE MENTIRAS, NO VENDE MARCA, NI PRODUCTO, VENDE IMAGENES DE PERSONAS, DEJANDO DE LADO LA VERDADERA MISIÓN Y COMPROMISO DEL VERDADERO PUBLICISTA.

    1. Un /clap mayúsculo Edna. Totalmente de acuerdo. Está claro que esta apertura ha acabado por tergiversar el objetivo primario de la publicidad (no vender, sino aportar al cliente).

      Y eso es debido principalmente a la paulatina hegemonía del interés comercial frente al social. Hay de hecho una publicidad que es beneficiosa, que no busca engañar al cliente, y que siempre y cuando utilice los soportes adecuados, está totalmente alineada con su interés.

      Pero es una publicidad que requiere romper la barrera actual de los costes mínimos y la inmediatez. Que requiere pensar, a fin de cuentas, cosa que no interesa en un escenario basado en el rendimiento periódico.

      En fin, más pensar en largo y menos en el ahora. Cosa que en marketing (y precisamente en publicidad) parece que nos cuesta.

      En ello estamos, no obstante :).

      Muchas gracias por la reflexión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *