1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
Apps Moviles

Hacia las estrategias de retención en el mercado de apps móviles

El universo de aplicaciones móviles está entrando en una fase de maduración. Esta es la conclusión a la que llegaba recientemente Brian Blau, director de investigaciones de la Consultora Gartner, en una encuesta sobre hábitos de los consumidores y tendencias del sector en el primer Q1 del 2015 (EN).

“Después de 8 años buscando, descargando y utilizando aplicaciones para teléfonos inteligentes, el comportamiento de los usuarios está madurando” .

El estudio, realizado en más de 2000 usuarios americanos y alemanes, hacía hincapié en el uso que el consumidor daba a las aplicaciones en detrimento de otros canales, así como su predisposición a afrontar nuevas herramientas móviles en el futuro.

Aunque su uso es elevado en prácticamente la mayoría de categorías, las redes sociales y el vídeo son aquellas que mejor porcentajes manejan.

¿Que qué significa esto? Muy sencillo. Que en el mercado de apps móviles de los países desarrollados, el número de nuevas aplicaciones que el usuario acaba por incluir en su rutina diaria tiende a estancarse. El mercado se vuelve conformista con lo que ya hay, lo cual aumenta las barreras de entrada de nuevos desarrollos y las exigencias de los ya presentes por mantener el nivel de calidad esperable.

Queda por tanto atrás la época en la que algún que otro fallo en una aplicación era aceptable. Ahora el usuario no perdona, puesto que entiende que ya hubo años más que de sobra para pulir la experiencia en dispositivos móviles.

Y esto de por sí es una buena noticia, ya que exige re-conducir los esfuerzos tanto de nuevos desarrollos como de los que ya están presentes hacia puntos diametralmente opuestos.

Para los primeros, la estrategia debería pasar por ofrecer atractivo en el valor innovador de la propuesta. Incluso se abre la veda a integrar el desarrollo en aplicaciones que como veíamos la semana pasada con el caso de Messenger, se vuelven por momentos plataforma.

Que el usuario conozca alternativas cuyas funcionalidades NECESITA, frente a la tendencia actual de diferenciarse de la competencia (no tanto ofrecer un nuevo nicho, sino hacer entender al usuario que nuestra aplicación es la mejor del nicho que ya lideran otros).

Para los segundos, toca mover ficha y enfocarse en el marketing de retención, ya que habitualmente en este mercado (y salvando casos puntuales como el de WhatsApp) perder un usuario es perderlo para siempre.

Hay movimiento, a fin de cuentas, y eso favorece a aquellos que apuestan por la creatividad y la comunicación directa. Y bajo esta perspectiva, la lectura debería servir de aviso a aquellas marcas que llevan tiempo afianzadas en el inmovilismo.

El usuario es ahora más moderado con la búsqueda de nuevas experiencias, y esto no es exclusivamente debido al buen desarrollo de las ya presentes, sino a que el mundo app se ha integrado en la rutina diaria del consumidor. Una aplicación no es ya una novedad, es prácticamente un requisito.

Y donde no hay novedad, tampoco hay sorpresa, entusiasmo, y por ende, predisposición a mantenerse fiel con los productos.

“No es que los usuarios de teléfonos inteligentes hayan perdido interés por las aplicaciones; aún les entusiasma lo que las aplicaciones puedan hacer por ellos en su vida cotidiana, incluyendo el trabajo y aquellos escenarios cubiertos por aplicaciones no laborales. Sin embargo, los usuarios de aplicaciones necesitan estar convencidos del valor de la aplicación. Su disposición para probar nuevas aplicaciones es relativo, pero básicamente su plan es conservar sus mismos patrones de uso. Los usuarios podrían probar nuevas aplicaciones, pero tienen que estar convencidos del valor de estas antes de adoptarlas y cambiar sus patrones de uso de largo plazo”.

Toca sacar la artillería, y poner la masa gris a trabajar :).

Este post tiene 9 comentarios
  1. Parece ser que está casi todo inventado y que solo vale lo mejor o lo que más prestaciones ofrezca. Cuidado con los deslices, que hay mil esperando una oportunidad para quitarte el cliente… Y sí, el caso del whatsapp, es un caso aparte… Donde o en que se puede innovar? Collares inteligentes para corregir conductas compulsivas como las mías ante una paella y luego postre casero? Verdaderos mentores deportivos basados en IAs y múltiples sensores biométricos. Lo mismo pero aplicado al mundo del amor que nos conviertan en auténticos Cassanovas??? Gadgets robóticos gobernados a distancia a través del móvil que nos quiten de las rutinas de la casa…

    1. Jajaja, si por innovaciones no será. La cuestión es ver cuáles merece la pena seguir y cuales podrían ocasionarnos más problemas que beneficios.

      El mercado de apps está madurando, para lo bueno y para lo malo. Y donde hay un cambio, hay una oportunidad. Ahora habría que estudiar cada caso y ver por dónde se le puede atacar.

      Saludos Mikel, un placer leerte por aquí!

    1. ¿Te refieres a nivel de usuario Pascual? Ahí poco se puede hacer.

      A nivel de desarrollador, habitualmente se separa la lógica de presentación de la parte operativa. Es decir, que si el usuario está utilizando un dispositivo con el idioma en español, los strings con la información se cogen de una carpeta específica en ese idioma. Si el idioma es el inglés, de otra, y así con el resto.

      Es un trabajo del desarrollador, no del usuario (aunque quizás el usuario tenga la opción de cambiar dentro de la propia app).

      Saludos, y espero haberte respondido a la pregunta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *