1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
120709 #arroba

Yo siempre fui más de la almohadilla… ¿y tú?

Mi primer proveedor fue Arrakis. Las alternativas entonces eran CTV y Redes TB, me decanté por Arrakis ya que molaba el rollito SF que el nombre conllevaba, fue en el año 1996 y del mismo establecimiento salí con mi brillante MODEM y un post it donde me habían anotado mis datos de acceso a la conexión; y, cómo no, a mi primera dirección de mail. En aquel momento aun no era la época de los servicios webmail, y las altas a conexiones venían acompañadas de una. Con esas direcciones empezamos a descubrir el símbolo @… defarv@arrakis.es fue la mía.

La @ se convirtió en el icono de Internet, en el símbolo que representaba la Red, la conexión entre personas de cualquier parte del mundo, cualquier folleto publicitario que se preciara incluía una @ en su diseño, incluso un grupo de pop de la época consiguió convertirla en canción del verano poniéndola a la altura del Chiringuito o la Barbacoa. Estaba claro que la @ había atraído la atención de los focos, pero ese nuevo icono no vino solo: otro símbolo pronto empezó a ser habitual entre los primeros que nos acercábamos a la Internet, más básico en su diseño, menos novedoso y puramente informático, que los profanos de la informática usaban a izquierda y derecha del importe de un cheque.

Si la @ era la estrella del momento, la #, la hermana pobre, encontró acomodo en los servidores de IRC dando acceso a sus salones con aquel “comando /join #irc-hispano” su uso nos permitía acceder a un “ciberlugar” (que viejo suena ciber) donde la gente charlábamos, nos relacionábamos por primera vez con gente a miles de km. y compartíamos nuestras horas frente a los pantallas hasta altas horas de la madrugada.

A lo largo de estos años el IRC fue perdiendo adeptos, aunque sigue existiendo casi de forma residual. En cambio la # como una Spin-off se ha reinventado y se ha fortalecido. Se ha convertido en el símbolo por excelencia de lo social, se ha convertido en el Hastag, el Tag… imprescindible para la difusión de lo que comunicamos en la Redes Sociales, mientras la @ sin llegar al punto del IRC, su brillo sin apagarse ya no acapara el protagonismo. La almohadilla es el enlace el que nos hace saltar de un tema a otro, la que enlaza los contenidos y la que al final nos permite estar conectados.

Yo siempre fui más de la #. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *